Lunes, 09 Abril 2018 00:00

Comunidad indígena de Sifontes denuncia violencia minera y presiones del gobierno para apropiarse de sus territorios

 
Valora este artículo
(0 votos)
Indígenas de San Luis de Morichal han denunciado el asesinato de dos hermanos pemones a manos de grupos autodenominados “sindicatos” Indígenas de San Luis de Morichal han denunciado el asesinato de dos hermanos pemones a manos de grupos autodenominados “sindicatos” Foto cortesía

Indígenas de la comunidad San Luis de Morichal han denunciado el asesinato de al menos dos de sus hermanos pemones, a manos de grupos armados autodenominados “sindicatos”, dedicados a la minería ilegal al sur del estado Bolívar. Pueblos indígenas de Gran Sabana se solidarizaron con sus hermanos ante la creciente violencia minera que amenaza sus territorios que, en teoría, están protegidos por la Constitución nacional.

 

barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN 

Impunidad y política del olvido mantienen vivo el dolor y la violencia a un año de la masacre de Tumeremo

barra 4naranja220

Incursión del Ejército deja 18 muertos en mina Cicapra del municipio Roscio

barra 4naranja220

Ejército despeja zonas mineras de Bolívar con matanzas disfrazadas de enfrentamientos

 

Pueblos indígenas del municipio Gran Sabana se solidarizaron con la comunidad de San Luis de Morichal, en el municipio Sifontes, quienes exigen el reconocimiento y respeto al territorio pemón. A su vez reiteran que no habrá ningún tipo de negociación para la actividad minera en la zona, ante las presunciones de que el gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera Pietri, tenga intereses mineros en la zona y por eso pretende negociar.

Jorge Pérez, concejal de Gran Sabana, señaló que tienen información de que este martes acudirán representantes del gobierno regional hasta San Luis de Morichal, por cuanto reiteró: “las tierras indígenas no se negocian”.

Solicitan también una investigación a funcionarios de seguridad por contar con presuntas maquinarias en El Chiguao, en el municipio Angostura.

El pueblo de San Luis de Morichal ha intensificado sus denuncias contra la violencia a manos de bandas criminales dedicadas a la minería ilegal. Se han referido al menos de dos asesinatos, sobre los que acusan a grupos armados autodenominados sindicatos.

El caso más reciente es el de la desaparición de Oscar Meya, hermano del capitán Omar Meya. El hecho habría ocurrido el 13 de marzo cuando fue secuestrado, según las denuncias del consejo de caciques del pueblo pemón. También acusan de la desaparición de Domingo Cabrera, el pasado 30 de julio de 2017, a los mal llamados sindicatos, los cuales estarían vinculados con cuerpos de seguridad.

La violencia minera al sur del estado Bolívar es de vieja data, con enfrentamientos entre bandas y otros con organismos de seguridad, que a su vez han sido cómplices en el fortalecimiento de estos grupos irregulares. Los resultados: muertes violentas y menos control de la minería ilegal.

Con la creación del Arco Minero del Orinoco, el problema recrudeció, pues con ello llegan denuncias de operaciones de limpieza de las minas para ser entregadas a trasnacionales a las que se les otorgó las concesiones para la exploración y explotación minera. Los casos más recientes han sido la masacre de Tumeremo en marzo de 2016, y la de la mina Cicapra en febrero de este año.

Visto 4501 veces Modificado por última vez en Martes, 10 Abril 2018 00:02

Los centros de coordinación policial Cachamay, 11 de Abril y Roscio han sido atacadas con armas de fuego y granadas en apenas cuat...

En otro caso en el que convergen el hacinamiento carcelario, la permanencia de reos en centros de detención preventiva y descontro...

Allanamientos violentos y sin órdenes judiciales suceden en la entidad desde 2017, efectuados por los oficiales. Los vecinos han d...

A Víctor Manuel, de 18 años, lo encontraron decapitado. Su cabeza estaba incrustada entre las rejas de una casa de la invasión La ...

El director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Roberto Briceño León, estuvo en un foro de la Escuela de Derecho de la...