Banner pre aniversario

SUCESOS

SUCESOS

En otro caso en el que convergen el hacinamiento carcelario, la permanencia de reos en centros de detención preventiva y descontrol policial, el Estado venezolano genera una nueva masacre penitenciaria, luego de que un motín terminara en un incendio que, según cifras extraoficiales, mató a más de 60 personas. La información no confirmada sobre el hecho es otro indicio de la opacidad informativa con la que el Estado maneja otra evidente violación de garantías fundamentales.

Allanamientos violentos y sin órdenes judiciales suceden en la entidad desde 2017, efectuados por los oficiales. Los vecinos han denunciado los abusos en la Fiscalía 5º de Tumeremo, pero no han obtenido respuesta, por lo que solicitan públicamente a la Presidencia de la República que este cuerpo de seguridad sea expulsado del poblado minero.

A Víctor Manuel, de 18 años, lo encontraron decapitado. Su cabeza estaba incrustada entre las rejas de una casa de la invasión La bendición de Dios, ubicada en Ciudad Guayana, la novena urbe más violenta del mundo. Este relato es el primero del capítulo Bolívar de Monitor de Víctimas, un proyecto para sensibilizar acerca de la violencia que ha favorecido la inacción de un Estado cómplice.

El director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Roberto Briceño León, estuvo en un foro de la Escuela de Derecho de la UCAB Guayana, disertando sobre el alto índice criminal del país y el aumento de muertes violentas en manos del Estado que no solucionan la violencia ni brindan seguridad ciudadana, sino la agravan. “Cuando se reportan 14 o 18 fallecidos en una incursión del Ejército en una mina, pero no hay detenidos ni heridos, hay una intencionalidad clara, abierta y extrajudicial...”, recordó.

La Federación Única Bolivariana de Transportistas rechazó el asesinato de su agremiado Julio González, que desapareció el jueves 8 de marzo después de montar pasajeros en la terminal de Puerto Ordaz. Su cadáver fue encontrado el domingo 11 de marzo flotando en el río Caroní.

El dueño de la empresa Tranaca, Johnny Ibrahin Solloum -conocido como el Turco- murió calcinado al quedar dentro de la aeronave, modelo Cessna 206. El piloto resultó gravemente herido, mientras que las cuatro personas que se encontraban dentro de la residencia al momento del siniestro salieron ilesas.

Trascendió que en el operativo se incautaron cuatro FAL, un fusil R-15, dos granadas, siete pistolas, tres revólveres y una escopeta. Todos los cadáveres presentan heridas por armas de fuego y aún no están identificados. Se trata de una nueva matanza que tiene su origen en la anarquía minera al sur del estado Bolívar por el control de los yacimientos, que hoy son reclamados por el Estado para el desarrollo del Arco Minero del Orinoco.

Página 3 de 587

Los centros de coordinación policial Cachamay, 11 de Abril y Roscio han sido atacadas con armas de fuego y granadas en apenas cuat...

En otro caso en el que convergen el hacinamiento carcelario, la permanencia de reos en centros de detención preventiva y descontro...

Allanamientos violentos y sin órdenes judiciales suceden en la entidad desde 2017, efectuados por los oficiales. Los vecinos han d...

A Víctor Manuel, de 18 años, lo encontraron decapitado. Su cabeza estaba incrustada entre las rejas de una casa de la invasión La ...

El director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Roberto Briceño León, estuvo en un foro de la Escuela de Derecho de la...